6 de septiembre de 2014

EL TORALÍN


Mañana, a las doce, volvemos, ahora sí, a la cruda realidad de la segunda división. El Toralín, estadio que no llega en capacidad ni a la cuarta parte de los socios que tiene nuestro Betis; estadio que nos recuerda esos años de pesares jugando en Ipurúa (ahora en primera), en El Plantío, Mendizorroza, Las llanas, El salto del caballo, etc, etc.

 Seis mil socios esperan su día grande en una localidad algo más grande que Utrera, esa Utrera que visitaban nuestros abuelos cuando el equipo estaba en tercera y que nos hace ser, por otro lado, tan grandes como somos.

Mañana no se logrará el ascenso, pero en esos campos son donde se pierden las posibilidades de volver el curso próximo a la máxima categoría. Ganar se da por hecho, perder es un desastre. No hay otra,  hay que solventarlo con pocas variaciones con respecto al equipo del pasado partido. No estando N'Diaye las dudas sobre cambios en el equipo se minimizan.

PD: Lleven camisetas de sobra para Molinero, por favor.

No hay comentarios: