7 de septiembre de 2014

EL CENTRAL


Antes de cerrar el mercado veraniego de fichajes llega a tierras heliopolitanas un mushasho (que diría el otro) para cubrir un lateral, Piccini se llama. Piccini es la pieza que hace el efecto mariposa sin comerlo ni beberlo; traemos un lateral al cierre de mercado cuando casi se había olvidado lo del central y vuelven a surgir las voces que no entienden la labor de Alexis en este equipo.

Alexis, nada más llegar, bloqueó el fichaje de Navas del Eibar (no de Maldini, Paolo) porque dijo el chaval que él era sevillista desde pequeño. Alexis, enarbolando la bandera del beticismo dijo que por eso no venía al Betis y listo. Consiguió que parte de la afición lo tuviese en buena estima por ello, pero entre esa decisión y la de traer a un lateral (que no hace falta para nada) han pasado dos meses y ha sido incapaz de firmar un central.

¿A qué viene lo del central hoy? Pues fácil, vean el partido. Dije que el Betis debía matar los partidos rápidamente antes de que los rivales se les subiesen a las barbas porque atrás estamos más cortos que las mangas de un chaleco. Quitar a Figueras por Bruno me pareció bien ya que hay mucho margen de mejora si miramos al de las barbitas; pero Bruno tiembla más que Melli con el balón en los pies. El otro, Perquis, dijo que se quedaba porque se sentía en la obligación de subir al equipo a primera (¿dónde estabas en el segundo gol?). Tú te has quedao porque tienes menos ofertas de trabajo que un albañil.

En fin, un equipo partido en dos y que de mediocampo hacia atrás es de lo más malo que he visto en mucho tiempo.

Ah, se me olvidaba, señor Velázquez; menos aspavientos para salir en la tele y más decisiones en el campo que te ha comido la tostada la Ponferradina, no el Ajax de Cruyff. Me da que tenemos en el banquillo a otro encantador de serpientes como el tal Victor Fernandez. Pero de los encantadores de serpientes hablaremos otro día.

PD: Adán al banco, ya. Pero no al Santander o al BBVA. A chupar banquillo.

Resumen del partido




Rueda de prensa de Julio Velázquez




No hay comentarios: