8 de septiembre de 2009

UN TIO RARO

Desde siempre he tenido la impresión de que he sido un bicho raro para la gente que me rodea, al no ser el estereotipo característico de las diferentes edades por la que uno pasa (infancia, adolescencia ......) Esta sensación que me acompaña a veces es muy contradictoria puesto que, por ejemplo, escuchamos a esa gente que está junto a nosotros decir :"hay que ver lo gordo que me he puesto, me voy a apuntar a un gimnasio" o "tengo que hacer más deporte y beber menos cerveza, que no veas", pero sin embargo tu sales a correr y te dicen: "¿y pa qué vas a ir a correr con lo canijo que estás?" o "¿que te has levantao a las siete la mañana pa i a corré? tu estás loco"
Mi manera de ser me ha llevado a tener muy pocos amigos (se podrían contar con los dedos de la mano "esbaratá" de Pumpido), a que me cueste relacionarme con los demás y, lo que es peor, está haciendo que últimamente piense cada vez con mayor convencimiento de que soy cada vez más raro para la gente que me rodea.

¿Lo peor de todo? Que me gusta como soy, pero a veces me gustaría ser de otra manera

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Te has tomao algo, compadre?

Desde mi retiro...

fdo.: sevillano y bético.

El callejón de los negros dijo...

Raro es el de la chaqueta de antes.

Antonio

Anónimo dijo...

Todos somos un poco raros; eso es lo bueno, si todos fueramos iguales vaya aburrimiento...
Te lo dice "otra rara".

Fdo. Piruleta