3 de septiembre de 2009

COPA NO, CHUPITO Y AMARGO


Quien conoce al Betis sabe y pensaba antes de jugar contra el Córdoba que ganarle dos veces seguidas en tres días no iba a ser fácil (por la idiosincrasia propia del club) y eso que el Córdoba es cortito como las mangas de un chaleco.

Dice Tapia que no le preocupa nada de ayer salvo el resultado y, bien es cierto, que hay muchas maneras de ver los partidos; puede decir que estuvo controlado en todo momento, que el Córdoba apenas inquietó, que Iriney controló el centro del campo y que se llegaba mucho al borde del área. Pero se puede hacer otra lectura: cuando el equipo pierde el balón en el centro del campo las pulsaciones se multiplican en la grada, Rivas no está para nada, Óscar López como Rivas, lo de Melli no tiene nombre; en el centro del campo se controlaba el balón pero no se da nunca un último pase en condiciones y, si es cierto que se llega al borde del área, no se pone ni un balón bien, ni se tira a puerta.


La cuestión es que hace cuatro años fuimos campeones de copa y ayer caimos a partido único en nuestro campo con los suplentes del Córdoba.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es que yo será que lo tengo ya asumido pero de aquí no se puede sacar nada más. Y lo que nos queda que aguantar...

Mi solución: Llamara a Derribos Pabón, colocar una cuba en la puerta de cristales y empezar a sacar mierda. A los cinco minutos hay que llamar por tlf. para que la retiren y nos traigan una vacía.
Repetir el proceso hasta dejarlo totalmente limpio.

Desde mi retiro...

fdo.: sevillano y bético.

el aguaó dijo...

A mi me ha sentado tan mal el chupito que hasta hoy no he podido comentarte. Y como no quiero volver a saborearlo... pensemos ya en mañana.

Un abrazo.