18 de diciembre de 2007

BUSCANDO VISA PARA UN SUEÑO

Carlos Otero, actor cómico de la televisión cubana ha pedido asilo político en Canadá, como hacen de vez en cuando ciertas personas de ese país; pero su historia es muy curiosa.
Resulta que Carlos participaba en momentos puntuales pero a lo largo de todo el año en una televisión canadiense; país al que solo podía ir con el tiempo para trabajar y volver al finalizar; en cierto viaje a España vio cómo se vivía aquí, que fuera de la isla sus hijos podrían estudiar y trabajar libremente sin ideas que le entren en la mente cual martillo pilón.
Así Carlos pidió a inmigración que su mujer lo pudiese acompañar a uno de esos viajes, y tras muchos intentos lo consiguió; más tarde consiguió que lo acompañasen sus hijos tras unos trámites de más de tres meses desde que lo solicitó; cuenta que, al llegar a Canadá se montó en un taxi y le pidió al conductor que lo dejase en las inmediaciones de la frontera de los EEUU, a lo cual el taxista se negó al no tener visa para los Estados Unidos. Así Carlos decidió quedarse al inicio del puente que separa las dos fronteras y fue con la familia caminando hacia la frontera estadounidense cuales meros turistas tirando fotos a las cataratas del Niágara.
Al llegar a la frontera pide asilo político y el funcionario le dice que a qué se dedica, le comenta que es actor cubano, cosa que este funcionario comprueba al ver sus videos en Youtube; ya ven, eso facilitó la entrada de Carlos en su nuevo país.
Ahora vive en Miami, en lo que él denomina "su paraíso".
Por cierto, que acabamos de conocer que el gobierno cubano lo ha declarado traidor al régimen.

Dedicado a Carlos.

5 comentarios:

del porvenir dijo...

Y ahora dice Fidel que él no quiere perpetuarse en el poder, ¿se puede ser más sátrapa?

el aguaó dijo...

Curiosa historia amigo...

Glauca Maria dijo...

Algunas historias merecen ser contadas.
Un buen detalle amigo.

Glauca Maria dijo...

Felices y verdes Pascuas.

Volveré para "erderbi" aunque para los niños sea La Cabalgata.

Un beso y disfruta de los tuyos.

Maria

Híspalis dijo...

Un fuerte abbrazo... y felices fiestas...