30 de noviembre de 2007

MIS DIEZ CUADROS

Hace poco cuando el aguaó hablaba del cuadro del Matrimonio Arnolfini, comenté que estaba dentro de mis diez cuadros preferidos, nada del otro mundo, por otro lado; nuestro amigo preguntó cuáles eran los otro nueve, pues ahí van los diez:


8 comentarios:

Glauca Maria dijo...

Muy buena selección, ahora a esperar la opinión del experto.
¿Sabes? Mi pintor favorito no está entre ellos, por eso me encanta tu selección.
Si todos fuéramos iguales menudo aburrimiento.
Un abrazo.

finidiblanco dijo...

Pues sí, Glauca, por eso no estoy nada a favor de la GLOBALIZACIÓN (como chirría esa palabra)

pregonero_de_sevilla dijo...

Anda que también tienes mal gusto...

Dama de sevillano nombre dijo...

Mi cuadro favorito es el Guernica, sólo porque cuando lo ví no podía irme, me atraía, y hasta hoy, ni los Girasoles de Van Gogh, ni el entierro del Conde de Ordaz, de el Greco, ni el nacimiento de Venus de Boticelli han podido darme la misma sensación.
Creo que es único y especial.

finidiblanco dijo...

Eso me pasó a mí con las Meninas, con la luz que desprendía el cuadro

el aguaó dijo...

Me hace mucha ilusión tu entrada amigo Finidiblanco. Muchísimas gracias por saciar mi curiosidad.

Todos son grandes obras, y por lo que puedo comprobar, de diversos estilos. La variedad hace el gusto.

La Inmaculada de Murillo es punto y aparte. Absolutamente el mejor creador de esta iconografía. El Grito de Mvnch, tantas veces nombrado como robado. Gran expresividad. El Greco y toda su obra es un ejemplo de Arte Contemporáneo atrapado en el Manierismo. Magnífico. Las Santas Justa y Rufina de Murillo la tengo incluída en mi serie. Hiperrealismo de la mano de uno de los mejores. Su producción es para disfrutar. El Barroco flamenco es singular y genial, y Rembrandt lo demuestra con creces. El mural del Vaticano me encanta. Rafael consiguió imprimir un ambiente clásico impregnado de la armonía del Renacimiento. Impresiona contemplarlo en persona. Las Tres Gracias que aparecen en La Primavera de Boticelli son preciosas y menos conocidas que las de Rubens.

Y no podía faltar don Diego... de este genio no voy a hablar, que se me ve el plumero.

Un fuerte abrazo amigo.

MaeseRancio dijo...

No soy un gran entendido en pintura, pero me fascinan los de Valdés Leal y sobre todo La última cena, que vi hace algunos años antes de El código Da Vinci.
El fin de semana pasado estuve en Milán y ni me molesté en ir porque me dijeron que "gracias" al dichoso libro se ha puesto de moda ir a verlo y las colas son kilométricas.

Piruleta dijo...

Hombre a mí por razones lógicas me encanta el cuadro de La Inmaculada de Murillo.
P.D. El del Grito es buenísimo jajaja.