21 de septiembre de 2007

LLEGÓ EL OTOÑO Y LAS TORMENTAS

Tremendas las tormentas que tuvimos la pasada noche en Sevilla, parece que ya llega el otoño con toda su carga eléctrica; ahí os dejo unas fotos de como viví esas tormentas desde mi azotea:




7 comentarios:

Híspalis dijo...

Preciosas fotos. Pues sí, llegó el otoño y con él las tormentas, lluvia, etc. Aunque mirando en positivo...ya queda menos para que la primera cofradía ponga su pie en campana.

MaeseRancio dijo...

Me gustan mucho las tormentas y disfruto de ellas, aunque debo reconocer que una vez me acojoné vivo durante una tormenta en plena Alpujarra. Eso sí que era una tormenta de verdad y no la de anoche.

finidiblanco dijo...

A mi tambien me gustan mucho las tormentas, maese y lo de la otra noche fue un espectáculo precioso

Glauca Maria dijo...

Cuando todo está oscuro...se escucha el trueno... , me gusta aguantar la respiración hasta que todo se ilumina. Era algo que hacia de niña y aún hoy continuo haciendolo. Es una sensación única.

el aguaó dijo...

Coincido plenamente con 'vuesas mercedes', ¡¡me encanta una buena tormenta!!. Si me pongo barroco: una buena tormenta en invierno, lloviendo a mares, mientras los truenos suenan de fondo, la copa puesta y un buen libro.

Un abrazo.

P.D. Magníficas fotos Finidiblanco.

Roberto dijo...

Una buena tormenta. Me cachis en la mar. Te voy a contar yo lo que es una buena tormenta. Fue durante la feria del año 2006, si no me baila el año. Estaba por la tarde en casa. Se inicia el espectáculo de de luces y sonidos y cae agua a manta y granizos del tamño de un garbanzo. Tanta agua caía que por precaución me fui a la azotea para ver si evacacuaba bien y veo que el líquido elemento se está acumulando de forma alarmante, más de 30 ctms de altura, porque el desagüe está atascado, con el riesgo de que empiece a rebosar agua escaleras abajo a lo largo de la casa. En esas uno se tuvo que meter en el "charco" y empecé a achicar agua con un barreño de plastico de la ropa hacia otro desague de otra azotea. Mientras, la tormenta era tan intensa que parecía que un tío con una cámara de fotos y un flash estuviera tirando fotos a diestro y siniestro.

Híspalis dijo...

Alguna situación similar he vivido en casa de mis padres...jejejeje